4 problemas de parrilla de barbacoa para evitar

Tan pronto como el clima es cálido y brillante, la mayoría de los propietarios están listos para encender la parrilla y disfrutar de una cena al aire libre. Si ha cuidado su equipo de barbacoa con limpiezas regulares, está listo para la nueva temporada. Desafortunadamente, muchos de nosotros somos culpables de descuidar las tareas de mantenimiento simples que pueden mantener nuestras barbacoas en buen estado de funcionamiento. No es raro encontrar que una barbacoa no se enciende o se ha oxidado desde la última vez que la usó. Sin embargo, no todo está perdido, ya que hay pautas simples que puede seguir a partir de ahora para evitar los problemas más comunes asociados con su barbacoa.

Oxido

El óxido es quizás el enemigo más común de la barbacoa. El problema ocurre (y empeora) cuando se almacenan afuera en áreas frías y húmedas como garajes o cobertizos de jardín. Para evitar estos problemas familiares con el óxido, siempre mantenga su parrilla bien engrasada con aceite en aerosol para cocinar cuando esté almacenada, y cúbrala. La cobertura es especialmente importante si tiene que almacenar su parrilla de barbacoa al aire libre, pero se logra fácilmente con una cubierta de tela personalizada o genérica.

Acumulación de alimentos

Si precalienta su parrilla antes de colocar alimentos sobre ella, es menos probable que se pegue a la parrilla. Cuando la parrilla esté en uso, tenga cuidado de raspar el exceso de grasa, goteos y partículas de carne que puedan pegarse. (Es más fácil eliminarlos antes de que se quemen). La lana de alambre y los cepillos son ideales para correr a lo largo de la parrilla y eliminar cualquier depósito de comida.

Salpicaduras de aceite

Otra causa común de daños a las parrillas de barbacoa que se puede evitar fácilmente es la salpicadura de aceite en el marco. Evite que el jugo de carne y otros aceites goteen sobre la parrilla con revestimientos de aluminio. Estos están disponibles para la compra y son desechables después de uno o dos usos.

Corrosión Prematura

Nunca deje carbones de barbacoa o briquetas usados ​​en su parrilla. Quítelos una vez que sea seguro hacerlo y se haya enfriado. Los carbones sobrantes pueden dañar la bandeja de metal y causar corrosión prematura.

Evite la oxidación, la acumulación de alimentos, las salpicaduras de aceite y la corrosión con estos sencillos consejos de mantenimiento. La mayoría de los problemas son causados ​​por la negligencia, por lo que se necesita un poco de atención para evitar problemas con su barbacoa.

¿Necesita ideas para agregar más herramientas de parrilla a su kit? Mira nuestras sugerencias aquí .

Deja un comentario