5 consejos para limpiar un soldador

Un soldador puede ser una herramienta extremadamente útil en la reparación y creación de dispositivos electrónicos o en la reparación de objetos metálicos. Los soldadores se pueden usar para una multitud de funciones y vienen en muchos tamaños. La mayoría de las puntas de soldador están construidas de cobre y tienen un revestimiento de hierro. El cobre es un conductor que permite que la punta del hierro se caliente y conduzca el calor para fundir el compuesto de soldadura. Mantener y limpiar un soldador es de vital importancia para aumentar su longevidad y mantenerlo funcionando el mayor tiempo posible.

Consejo 1 – Mantenimiento de su soldador

El uso y cuidado adecuados de su pistola de soldar requiere excelentes procedimientos de limpieza. La falla de la punta puede ser un resultado muy común del mal cuidado y atención a su soldador. Una falla importante es cuando la punta se oxida, causando que se oxide. El óxido creará una barrera entre la punta de soldadura y el artículo que se está soldando, con el resultado de que no se puede completar la tarea del hierro. La transferencia de calor se reduce durante la oxidación y no conducirá lo suficiente como para derretir el compuesto de soldadura.

Limpie la punta después de usarla, pero primero déjela enfriar adecuadamente. Una vez que haya alcanzado una temperatura razonable, use una esponja de celulosa húmeda y limpie la punta. Asegúrese de que la celulosa no contenga azufre. No sostengas la esponja cuando emprendas esto. En cambio, coloque la esponja hacia abajo y frote la punta del soldador sobre la esponja. La razón principal es que si su soldador todavía contiene demasiado calor, se quemará gravemente.

Consejo 2 – Lana de acero

Puede frotar la punta del soldador con lana de acero o una almohadilla Brillo. Puede humedecerlo un poco, pero mantenga las gotas de agua alejadas de la electricidad. Frota la almohadilla suavemente sobre la punta del soldador para quitar cualquier superficie, manchas, óxido o coloración. Límpielo hasta obtener un acabado brillante de aletas.

Consejo 3 – Mojado y seco

Esto no es muy recomendable, pero en el caso de que no tenga lana de acero o una almohadilla Brillo disponible, puede humedecer un poco de papel de arena seco y húmedo. Asegúrese de que sea el grado más fino (600+) posible porque no se propone marcar el metal o quitar el revestimiento de la punta. La idea es limpiarlo y dejarlo libre para que pueda reutilizarse de manera segura y correcta.

Consejo 4 – Estañado

Una vez que haya limpiado su soldador, siempre se recomienda que suministre a la punta una superficie limpia de «estañado». Este procedimiento incluye agregar una pequeña cantidad de soldadura fresca a la punta del soldador. Esto es reducir la velocidad a la que el óxido y la oxidación pueden acumularse en la punta y mantenerlo en condiciones óptimas.

Consejo 5 – Aleación de punta

Puede usar un limpiador de aleación que se aplica como un esmalte a la punta de su soldador después de su uso. Preservará la punta del soldador y evitará la acumulación de polvo de oxidación. Debe ser sin plomo por seguridad.

Deja un comentario