5 problemas comunes del compresor del aire acondicionado

Un compresor de aire acondicionado quemado o defectuoso puede provocar ruidos provenientes del electrodoméstico, arranques difíciles o pérdida de capacidad de enfriamiento. Un compresor extrae gas refrigerante de los componentes de un acondicionador de aire y comprime el refrigerante de baja presión a alta presión y lo mueve a través del sistema. Las prácticas regulares de inspección y mantenimiento, como la comprobación de las almohadillas de soporte del compresor, ayudan a evitar tales problemas.

Comience con cheques simples

Si bien el fallo del compresor es uno de los peores escenarios, existen otras posibilidades.

Un problema o cambio en el rendimiento de un acondicionador de aire podría ser sintomático de algo menor. Realice comprobaciones simples para averiguar qué le sucede al dispositivo y si es algo pequeño y reparable.

Por un lado, verifique que la unidad tenga energía eléctrica. Asegúrese de que todas las configuraciones de control estén ajustadas correctamente. Finalmente, verifique los otros componentes, como el filtro de aire, los conductos y los ventiladores. Si alguna de estas cosas parece fuera de lugar, comience a investigar más en esa dirección. Es posible que pueda ahorrarse el tiempo, el dinero y el dolor de cabeza que viene con el compresor.

1. Capacidad de enfriamiento perdida

Cuando su unidad no se enfría en el mismo grado que debería, el problema puede deberse a la incapacidad de mantener la presión correcta en el compresor. Las presiones de descarga anormalmente altas y anormalmente bajas pueden ser signos de un problema con el compresor del aire acondicionado.

Dicha información se puede verificar verificando los manómetros en su unidad. Consulte el manual del propietario, ya que le indicará con precisión qué deben leer los medidores de presión cuando la unidad funciona de la mejor manera.

Si finalmente termina siendo un problema relacionado con la falta de presión correcta o constante, un técnico de servicio puede ayudar a corregir el problema.

2. Refrigeración insuficiente

Si el compresor del acondicionador de aire es lento o permanece en el ciclo de «encendido» pero en realidad sale poco o nada de aire frío, el aparato podría tener compresores sueltos o desgastados. Es cierto que esto sigue siendo un problema del compresor, pero no es tan condenatorio ya que se esperan consecuencias como esta por el desgaste normal.

Evite este problema instalando o reemplazando los puertos del medidor en el compresor.

3. Compresor de aire acondicionado quemado

Un compresor quemado a menudo se origina en el sistema eléctrico de la unidad. Cualquier daño o exposición del cableado del motor puede provocar quemaduras o cortocircuitos entre el compresor y las partes de acero del motor.

Cuando esto sucede, la unidad no se iniciará en absoluto.

Evite este problema inspeccionando el sistema eléctrico del aire acondicionado regularmente.

4. Tartamudeo o encendido y apagado de inicio

Esto se conoce comúnmente como arranque difícil. El compresor generalmente tartamudea y puede no funcionar de manera eficiente. Si el problema es continuo, observe el fusible y el cableado. Reemplace el fusible si es necesario y repare los cables.

5. Problemas con el motor

El compresor del aire acondicionado puede fallar en caso de sobrecarga o si se sobrecalienta. Esto sucede cuando hay una falla eléctrica dentro del aparato. Para verificar este problema, ubique el motor y mire el botón de reinicio. Si hay una falla, aparece. Espere a que se enfríe y vuelva a introducirlo. Mantenga siempre el sistema eléctrico del aire acondicionado en buenas condiciones para evitar este problema.

Deja un comentario