5 razones por las que una pistola de clavos es mejor que un martillo

Un martillo de armazón solía ser la herramienta que todo constructor de viviendas mantenía a su lado. Sin embargo, con el tiempo, una nueva herramienta para enmarcar se ha convertido en el estándar: una pistola de clavos. Una pistola de clavos es exactamente lo que parece. Usando un compresor, el aire altamente presurizado dispara clavos fuera de la pistola de clavos a altas velocidades. El arma en sí se parece a una pistola de grapas grande, solo que es mucho más pesada. El operador carga una tira de clavos en la cámara y, con la manguera de compresión de aire conectada, los clavos se disparan rápidamente sucesivamente. Si bien un martillo de armazón sigue siendo una herramienta confiable, una pistola de clavos es superior por varias razones, desde la velocidad hasta la potencia.

5 razones por las que una pistola de clavos es mejor que un martillo

Razón # 1: Velocidad

Aunque un trabajador muy experto en el uso de un martillo de armazón puede clavar muchos clavos en un minuto, sería difícil mantenerse al día con alguien que usa una pistola de clavos para hacer lo mismo. Una vez que la madera que se va a unir está alineada en forma cuadrada, el enmarcador puede colocar 3 clavos para asegurar la unión en el tiempo que se necesita un martillo para enmarcar uno.

Razón # 2: sin clavos para llevar

Si bien es cierto que la pistola de clavos está conectada por medio de una manguera a un compresor de aire que limita el movimiento en un pequeño grado, el operador de una pistola de clavos no tiene clavos para transportar físicamente a su persona. Un trabajador que usa un martillo de armazón está acostumbrado a tener una bolsa llena de clavos. Puede que no sea la mayor ventaja que tiene una pistola de clavos, pero ciertamente aligera el cinturón de herramientas.

Razón # 3: sin dedos lastimados

Dado que el operador no tiene que mantener constantemente las uñas en su lugar con los dedos y el pulgar antes de conducirlas, se elimina el riesgo de lastimarse los dedos con el martillo. Una pistola de clavos dispara clavos a velocidades muy altas, por lo que se debe practicar la seguridad en todo momento. Cuando se usa correctamente, una pistola de clavos es más segura porque no requiere que bajes continuamente la cabeza de un martillo de acero hacia tus dedos.

Razón # 4: más poderosa

Una pistola de clavos impulsa cada clavo con una cantidad igual de fuerza presurizada detrás de él. Siempre que la punta se sostenga correctamente contra la madera y el ángulo sea el correcto, el poder de una pistola de clavos es indudablemente superior. Las uñas manejadas a mano generalmente requieren al menos 2, a veces 3 golpes. Con una pistola de clavos, todo lo que se necesita es uno.

Razón # 5: precisión

Una pistola de clavos es muy precisa sin requerir que golpees el clavo en la cabeza, por así decirlo. Donde sea que esté la punta de la uña, ahí es precisamente donde irá la uña.

    No hay duda de que un trabajador que sabe cómo usar un martillo de armazón correctamente puede hacerlo de manera rápida y efectiva. Sin embargo, una pistola de clavos ahorra tiempo que un martillo de enmarcado no puede compensar. En términos de velocidad, seguridad, potencia y precisión, un martillo de enmarcado no puede igualar los beneficios de una pistola de clavos.

    Deja un comentario