Bricolaje, un área de estudio totalmente cargada

Crear un espacio de estudio efectivo puede ser difícil, especialmente si está acostumbrado a usar un dormitorio, la cocina, el comedor u otra área común de su hogar. Parece una solución simple simplemente dejar caer sus libros, bolígrafos y materiales de estudio en un espacio disponible y ponerse a trabajar. Desafortunadamente, esto puede ser muy ineficaz debido a distracciones familiares o de compañeros de cuarto y a la pérdida de tiempo prestando atención a otras cosas. Cree un espacio de estudio que le permita aprovechar al máximo su tiempo de estudio y completar las tareas de manera más rápida y eficiente.

Siéntate

Para promover los mejores hábitos de estudio, los asientos en un área de estudio deben ser cómodos, pero no demasiado cómodos. Las sillas deben apoyar una buena postura y colocarse alrededor de una mesa o en un escritorio. Las sillas de oficina y las sillas de escritorio están diseñadas para sentarse a largo plazo sin muchas molestias. Piense en los asientos de una biblioteca o aula, donde estudiar es más común y el área es cómoda y tranquila, pero no demasiado. Las sillas que se reclinan demasiado, que están demasiado acolchadas o que alientan a descansar no se deben usar en un área de estudio, ya que promueven fácilmente el sueño o la pereza.

Organizar materiales

Dependiendo de cuántas personas usarán un área de estudio, debe centrar el espacio alrededor de un escritorio o una mesa. Un escritorio vendrá con varios cajones para el almacenamiento y la organización de bolígrafos, lápices, papel y otros útiles de estudio. El espacio de almacenamiento para libros, sin embargo, será mínimo. No importa el tamaño de su área de estudio, las estanterías, cubículos o gabinetes son un excelente lugar para almacenar materiales adicionales.

Instale estanterías o cubículos para mostrar libros que se usan regularmente, como diccionarios, enciclopedias o libros de texto. Los estantes y gabinetes se pueden usar para organizar materiales de arte y útiles escolares para mantenerlos al alcance. Estudiar no es muy productivo si se dedica ese tiempo a buscar en la casa una calculadora, un marcador o grapas.

Limite el uso electrónico

En esta era electrónica, puede ser que el usuario del espacio de estudio ya no use muchos libros, haciendo la mayor parte de su trabajo en una computadora u otro dispositivo electrónico. En ese caso, no se deben permitir otros dispositivos electrónicos en el espacio de estudio, como teléfonos celulares, iPads o Kindles. Estos artículos pueden distraer mucho y deben permanecer en otras habitaciones de la casa donde no se pueda acceder fácilmente.

Elige la iluminación

Un espacio de estudio efectivo tendrá una iluminación adecuada. Asegúrese de que haya más iluminación que una pequeña luz sobre el escritorio o la mesa, y que la luz caiga uniformemente sobre el área de estudio para que no haya tensión en los ojos al leer o escribir. Intente colgar una luz cenital del techo u obtener una lámpara de bombillas múltiples que tenga piezas flexibles, lo que permitirá al usuario controlar la cantidad de luz que cae en un área específica. Los atenuadores también pueden ser útiles, especialmente si varias personas usan el espacio en diferentes momentos.

Control de sonido y temperatura

Mantenga el espacio de estudio libre de distracciones, tanto como pueda. La temperatura de la habitación debe ser cómoda cuando se usa, no demasiado caliente ni demasiado fría. Debe haber un sonido mínimo en la habitación, por lo que debe estar alejado de la autopista o las vías del tren. Intente configurarlo lo suficientemente lejos de las áreas comunes de la casa, como cocinas y salas de estar, para que los sonidos sociales no interrumpan el tiempo de estudio. La música relajante puede ser una buena idea, como clásica o instrumental, pero evite que suene música que pueda distraer a la persona que estudia, como algo con un ritmo rápido o letras que distraigan.

Deja un comentario