Cómo afilar las cuchillas de la licuadora

Si tiene una licuadora que es vieja y ya no corta o hace puré en su mejor momento, considere afilar las cuchillas de la licuadora en el lugar de reemplazarlas o comprar una licuadora nueva. Las cuchillas de la licuadora están hechas de metal y se pueden afilar fácilmente usando el método y las herramientas correctos. A continuación hay una guía rápida sobre cómo hacer esto y hacer que su dispositivo volverá a funcionar como debería.

Paso 1 – Separe la licuadora

Desenchufe el dispositivo por completo para eliminar cualquier posibilidad de descarga eléctrica o lesiones al conectar accidentalmente el dispositivo mientras trabaja. Luego, separe la licuadora para separar la base del vaso o la jarra de plástico en la parte superior.

Paso 2 – Lava la jarra

Siempre debe trabajar con una superficie limpia y piezas limpias, por lo tanto, antes de continuar, eliminar las partículas de alimentos viejos y los desechos del interior de la jarra de la licuadora. Sumergirlo dentro de un fregadero lleno de agua jabonosa tibia, y usar una esponja o estropajo para lavarlo completamente. Presta especial atención a los estrechos rincones y grietas en la parte inferior. Lavar la jarra en agua tibia también ayuda a aflojar el sello entre esta y la cuchilla para el siguiente paso. Seque esto bien con un paño suave después.

Paso 3 – Retirar la cuchilla

En la parte inferior, verá una base donde se alojan las cuchillas. Gírelo en sentido antihorario para separarlo; debería salir libremente en tus manos. Luego, coloque la jarra en el mostrador para guardarla con seguridad. Si es de vidrio, no lo dejamos cerca del borde de la encimera. ¡Eso es solo pedir un accidente!

En tus manos, ahora debes tener la base, un anillo o sello y la cuchilla. Separe todas estas partes de la base y coloque todo junto al frasco, excepto la cuchilla.

Paso 4 – Lave la cuchilla

Sostén la cuchilla en el agua jabonosa tibia. ¡No lo dejes caer al fregadero! El jabón puede dificultar ver las cuchillas en el agua, lo que significa que es posible que tengas que estirar a ciegas hasta que puedas sentirlo. Sin embargo, incluso una cuchilla desafilada puede cortar si la agarras mal. También debe usar un par de guantes de goma al manipular las cuchillas directamente, ya que esto proporciona al menos algo de protección para su piel.

Lave bien las cuchillas y limpie cualquier resto de comida apelmazada o restos de comida con un estropajo si es necesario.

Paso 5 – Afila la cuchilla

Comience a correr uno de los bordes de la cuchilla a lo largo de una piedra de afilar, manteniendo el ángulo que la cuchilla ya tiene forma. Además, siempre aleje la cuchilla de su cuerpo para reducir el riesgo de lesiones. Cuando haya trabajado lo suficiente en un borde, gire la pieza y proceda al otro lado, moviéndose de la misma manera. Cada cuchilla individual tendrá cuatro lados (dos partes posteriores y dos frentes) que necesitan atención, y cada licuadora generalmente tiene de dos cuchillas, según el modelo. Repita el proceso de afilado hasta que cada borde haya sido un estándar adecuado adecuado.

Paso 6 – Vuelva a montar la licuadora

Limpie la cuchilla una vez más con un trapo húmedo y séquela con una toalla. Luego, sienta la cuchilla en la base y agrega el sello o el anillo de cera. Levante la jarra de la licuadora y vuelva a atornillar la base. Finalmente, volverá a conectar toda esta pieza a la base electrónica, conéctela y detectará su trabajo.

Consejo: siéntase libre de volver a separar el dispositivo en cualquier momento si las cuchillas todavía parecen desafiladas.

Deja un comentario