Cómo identificar problemas de conductos

Un sistema de climatización eficiente puede ahorrarle mucho dinero a largo plazo y mantener su hogar agradable y cómodo durante todo el año. Sin embargo, los problemas en los conductores pueden consumir rápidamente su presupuesto de energía y dificultar el calentamiento y las limitaciones de ciertas áreas del hogar. Si sospecha que su sistema HVAC no funciona correctamente, siga esta breve guía para ayudar a identificar y resolver problemas comunes de conducta.

Cuentas de energía anormal

Un aumento repentino en su factura de energía es una buena señal de que el sistema HVAC de su hogar está comprometido. Los conectores con fugas y los diseños deficientes conducen a la pérdida de flujo de aire, lo que hace que el sistema trabaje más para calentar y enfriar el hogar. Esto a su vez gasta más energía y aumenta la factura de electricidad.

Conductos ruidosos

Otra buena indicación de un mal sistema de climatización es el ruido de los conductores. En los conductos rectangulares, estos ruidos son generalmente el resultado de la expansión y contracción del metal. Cabe señalar que los ruidos son típicos cuando el sistema se enciende o apaga por primera vez. Sin embargo, debe preocuparse si los ruidos continúan mientras el sistema se está ejecutando. Si escucha un silbido, por ejemplo, es probable que sepas de tapas de ventilación que son demasiado pequeñas para el sistema.

Temperaturas desiguales

Si tiene áreas de la casa que son difíciles de calentar y enfriar o se llenan demasiado, es probable que su sistema HVAC tenga una o dos fugas. Las temperaturas desiguales son causadas por un flujo de aire deficiente porque el sistema simplemente está perdiendo demasiado aire para hacer su trabajo correctamente. En casos extremos, no podemos calentar o enfriar ciertas áreas de la casa, incluso si el termostato está en la posición más alta.

Encontrar áreas problemáticas

La detección de problemas en los conductos es un proceso sencillo. Los mayores problemas incluidos incluyen mal sellado alrededor de las juntas, conductos de ventilación incorrectamente asentados y conductos mal soportados. También puede examinar el diseño general de los conductores, ya que el instalador puede haber cometido errores en la instalación original. Busque áreas que presenten giros bruscos en los conductos, ya que esto puede reducir significativamente el flujo de aire.

Sensación

También puede sentir la pérdida de aire con las manos. Comience sintiendo la presión del aire que vende los respiraderos en varias habitaciones. Si detecta una diferencia entre los respiraderos, entonces sabe qué tiene una fuga en algún lugar en línea con ese respiradero. Puede reducir la ubicación de la fuga utilizando incienso, papel higiénico o dedos húmedos. El incienso y el papel higiénico se mueve o sus dedos se enfriarán al entrar en contacto con la fuga.

Examen visual

Examine los conductos en busca de signos obvios de huecos, agujeros y grietas. Las áreas problemáticas más probables incluyen conexiones y costuras, y lugares donde los conductos se unen con el techo, el piso, los registros y las rejillas de ventilación. Para conductores flexibles, asegúrese de que las piezas no estén rizadas o enredadas.

Reparación de fugas de conductos

Una vez que localice el área problemática , es hora de una pequeña reparación. Todo lo que necesita para reparar conductos con fugas es papel de aluminio de grado HVAC, una espátula, guantes y algunas telas. Comience limpiando el área con un paño húmedo y vigile cualquier borde afilado. Se recomienda usar masilla para accesorios sueltos, aunque la cinta de aluminio también puede evitar la pérdida de aire. Solo asegúrese de que la conexión esté apretada y que los tornillos estén nuevamente en su lugar antes de aplicar la cinta. Si detecta grietas importantes en los conductos, es posible que deba reemplazar la sección con una nueva pieza de chapa.

Deja un comentario