Cómo limpiar las orejas de un perro

Es una buena idea limpiar las orejas de su perro con bastante regularidad para prevenir infecciones del oído y eliminar cualquier bacteria mala que pueda estar al acecho. Pero tenga cuidado: no debe excederse, ya que limpiar sus oídos con demasiada frecuencia puede tener efectos perjudiciales. Además, el exceso de agua en los oídos o el lavado exuberante también pueden provocar irritación y un lugar de reproducción para las bacterias.

Si su perro es susceptible a las infecciones del oído y las contrae con frecuencia, deje la limpieza a los profesionales. Si no es así, y solo desea eliminar parte de la suciedad, aquí hay algunas ideas simples para hacer el trabajo.

Nota: Si sospecha que su perro ya puede tener una infección de oído, no intente limpiarse. Llévelos a un veterinario para recibir atención e instrucciones adecuadas.

Prepararse

A los perros no les gustará que les limpien las orejas, por lo que es mejor que reúna todos sus artículos de limpieza de antemano para que no tenga que detenerse en el medio cuando algo no está a la mano.

La oficina de un veterinario puede proporcionarle una buena solución de limpieza que no será dañina para los oídos de su perro, pero es posible hacer la suya propia. Mezcle una parte de vinagre, una parte de alcohol y una parte de agua en una botella pequeña para que sea fácil de aplicar y déjelo a un lado mientras recolecta el resto de lo que necesitará.

Para frotar la oreja, puede usar bolas de algodón limpias o una gasa envuelta alrededor de su dedo. Si elige este último, los guantes son imprescindibles. Nunca, bajo ninguna circunstancia, use Q-tips para la limpieza. Estos pueden dañar fácilmente los oídos sensibles de su cachorro o acumular cera en el canal auditivo, lo que causará problemas más adelante.

¡Tenga golosinas a mano también! Es importante alabar a su perro después de cualquier tarea difícil, y esto también puede ayudar a facilitar futuras limpiezas.

Limpieza

Primero, empape la bola de algodón o la gasa en el lavado de oídos y exprima el exceso de solución. Desea que esté húmedo pero no empapado. Comenzando desde afuera y avanzando hacia adentro, frote suavemente la oreja del perro con el limpiador. Primero limpie la orejera y luego cambie a una nueva gasa o una nueva bola de algodón para continuar hacia adentro. Deje de avanzar más en el canal auditivo tan pronto como encuentre algún tipo de resistencia.

Una vez que haya terminado, deje que su perro se agite para eliminar cualquier exceso de humedad de sus canales auditivos. Si las bolas de algodón o la gasa se han quedado bastante sucias, es posible que desee programar una visita al veterinario pronto, por si acaso.

Limpiar las orejas de su perro es simple siempre que use una mano suave y lo haga según sea necesario. Dale un buen masaje detrás de las orejas y avanza hacia el golpe real. Esto facilitará la transición y no lo asustará tanto.

Deja un comentario