Cómo reparar un reloj dañado por agua

No importa cuán cuidadoso sea, puede accidentalmente someter su reloj de pulsera a daños por agua. En muchos casos, no es un problema y el reloj seguirá funcionando como siempre. En algunos casos, los sellos se habrán deteriorado. Si no se seca rápidamente, las piezas y los engranajes del interior pueden oxidarse e ser irreparables. Siga la guía a continuación para reparar efectivamente su reloj.

Sellos rotos

La mayoría de los relojes están sellados para que no pueda entrar agua. No es fácil saber si el sello de su reloj se ha dañado o deteriorado. Si se ha detectado una fuga de humedad temprano y el reloj no pasa mucho tiempo en el agua, es muy posible reparar el reloj con una cantidad limitada de trabajo. Es posible que deba reemplazar las juntas y volver a cerrar el reloj. Se puede realizar una prueba de presión para asegurar que no haya áreas potenciales de fuga donde pueda entrar humedad.

Paso 1 – Minimiza la humedad

Si su reloj está expuesto a la humedad o cae al agua, muévalo a un lugar seco. Seque el agua en el exterior del reloj con un trapo suave. El cristal en la parte delantera se puede rayar fácilmente, así que asegúrese de usar un paño suave para limpiarlo.

Paso 2 – Retire la cubierta

Abra la tapa posterior del reloj con mucho cuidado. A menudo, un pequeño destornillador plano girará la tapa. Vierta el agua restante. No toque ninguno de los engranajes o partes del reloj, ya que el reloj puede volverse irreparable.

Paso 3 – Secar al aire

Coloque el reloj boca abajo en una habitación cálida para que se seque al aire durante al menos 24 horas. Después de reemplazar la cubierta, el reloj a menudo volverá a la normalidad. Todavía se recomienda que un taller profesional de reparación de relojes repare el reloj. Podrán sellar el frente y la parte posterior correctamente para asegurar que no haya fugas futuras. Pídales que realicen una prueba de presión para asegurarse de que no haya posibles áreas de fuga.

Mantenimiento estándar

El mantenimiento adecuado es imperativo, especialmente en mecanismos delicados como los relojes. Incluso antes de que su reloj se llene de humedad o deje de funcionar, es una buena idea mantenerlo regularmente. El interior de un reloj está lleno de pequeños engranajes y partes sensibles que deben instalarse perfectamente para que funcionen correctamente. Bajo uso normal y mantenimiento regular, un buen reloj funcionará toda la vida.

Es importante minimizar el desgaste cuando sea posible. Aunque es posible que no vea una grieta en el sello, es muy posible que haya una que pueda arruinar su reloj. El agua, especialmente el agua salada, puede ser muy perjudicial para un reloj. Encuentre un taller de reparación de buena reputación para recomendar un programa de mantenimiento para su reloj.

Deja un comentario