Conceptos básicos de enlatado para principiantes

A medida que más personas optan por fuentes de alimentos saludables, frescos y no tóxicos, ha habido un resurgimiento del interés en las conservas. Pero el proceso de envasar alimentos en casa de manera segura puede ser un poco intimidante. Siga leyendo para obtener consejos sobre cómo comenzar e información general sobre los diferentes métodos.

Empezando

El enlatado es el proceso de usar calor para conservar los alimentos en frascos o latas selladas. No necesita nada demasiado sofisticado para comenzar, sin embargo, algunos elementos esenciales ayudarán a que el proceso transcurra sin problemas. Los tarros de albañil son un recipiente seguro y fácilmente disponible para usar. También necesitará una olla grande (y posiblemente una olla más pequeña), una cacerola, una rejilla y un levantador de jarras. Un embudo, una espátula y un cucharón también serán útiles durante el proceso; solo asegúrese de usar utensilios no metálicos, ya que el metal puede reaccionar a ciertos ingredientes de manera negativa. También serán necesarios agarraderas, toallas y trapos limpios. Para el enlatado de ollas a presión, como su nombre lo indica, una envasadora a presión especializada es imprescindible.

Preparación

Decide qué quieres conservar y ten tus recetas listas para usar de antemano. Las frutas y verduras son los tipos de alimentos más comúnmente conservados, aunque también es posible la carne enlatada. ¡Muchas personas usan frutas y verduras frescas de su jardín al final de la temporada, lo que hace que sus productos en conserva sean orgánicos y locales! Es mejor usar productos en el punto máximo de madurez y envasar artículos a las pocas horas de la recolección. Elimine los moretones y las imperfecciones y, por supuesto, nunca use productos con moho o enfermos. Los productos cárnicos tienen pautas de manipulación mucho más específicas y deben conservarse utilizando una envasadora a presión para evitar el deterioro.

Métodos de enlatado basados ​​en tipos de alimentos

La principal preocupación con el enlatado en general es el deterioro y, por lo tanto, el método que use depende del tipo de alimento que esté preparando. Las bacterias rara vez sobreviven en alimentos ácidos como frutas, encurtidos y algunos tomates, por lo que el «enlatado con baño tibio» es suficiente para preservar esos alimentos. Toda la carne y la mayoría de las verduras son bajas en acidez y, por lo tanto, necesitan el calor extremo de una envasadora a presión, ya que es capaz de alcanzar temperaturas más altas que el punto de ebullición, un paso necesario para matar las bacterias no deseadas. Además, no necesitará esterilizar sus frascos, pero asegúrese de que estén limpios y calientes antes de agregar alimentos.

Enlatado en baño caliente

Este método es el más común para principiantes. Ponga los frascos de albañil sin sus tapas en agua caliente (nunca hirviendo) durante 10 minutos en una olla grande llena dos tercios del camino para esterilizar y mantenerlos calientes antes de empacar. Al mismo tiempo, coloque las tapas en una cacerola, también en agua caliente pero no hirviendo. Prepare y cocine sus alimentos de acuerdo con la receta y luego use un cucharón para verter los alimentos a través del embudo en los frascos calentados, dejando la cantidad adecuada de espacio superior y liberando cualquier burbuja de aire del frasco con la espátula no metálica. Sin burbujas de aire y espacio de cabeza adecuado son lo que crea el sello perfecto. Limpie bien los bordes del frasco. Coloque la tapa sobre la jarra y apriete a mano la banda de tornillo, pero no la apriete demasiado. Coloque la rejilla de la jarra en la olla grande de agua caliente y coloque las jarras en posición vertical, sumergiéndolos completamente y asegurándose de que ninguno de ellos toque el fondo ni el uno al otro. Suba el fuego, siguiendo el tiempo de cocción recomendado por la receta, y use un levantador de jarras para colocarlas en toallas de cocina cuando estén listas. Escuchará un ping cuando se hayan sellado. Una hora después de que se hayan enfriado, sabrá que ha logrado un buen sellado al vacío si la tapa no se presiona. Si no, refrigere y use esos primero. Los frascos bien sellados se pueden almacenar en un lugar fresco y oscuro. ¡Asegúrese de etiquetarlos con el contenido y la fecha! refrigere y use esos primero. Los frascos bien sellados se pueden almacenar en un lugar fresco y oscuro. ¡Asegúrese de etiquetarlos con el contenido y la fecha! refrigere y use esos primero. Los frascos bien sellados se pueden almacenar en un lugar fresco y oscuro. ¡Asegúrese de etiquetarlos con el contenido y la fecha!

Enlatado a presión

Lo primero es lo primero: consulte el manual de la envasadora a presión o la olla para ver si es apropiado para envasar a presión. No todas las ollas a presión lo son y es posible que necesite una envasadora a presión específica para mantener una presión óptima. Los pasos iniciales son similares a las conservas de baño tibio hasta el momento en que los frascos se llenan con su comida y necesitan calentarse para crear un sello. Prepare la envasadora a presión de acuerdo con las instrucciones del fabricante, lo que generalmente significa llenar y llevar de dos a tres pulgadas de agua a fuego lento. Una vez que los frascos llenos se colocan en la rejilla en la envasadora, se puede aumentar el calor de acuerdo con la receta y se puede abrir la ventilación de la envasadora. Después de 10 minutos, la ventilación puede cerrarse y ajustarse la temperatura para lograr una presión óptima. Mantener esto consistentemente en todo momento es esencial, ¡quédate en la cocina y sigue revisando el medidor! Después de que se acabe el tiempo de cocción, retire el calor y permita que la presión vuelva a cero por sí sola. Tenga cuidado y verifique las recomendaciones del fabricante para la reapertura segura de la envasadora a presión. Use levantadores de jarras y colóquelos sobre toallas durante 12-24 horas. Revise los sellos, etiquete y refrigere o almacene los frascos como lo haría en latas de baños calientes.

Embalaje sin procesar versus embalaje en caliente

El embalaje crudo es el proceso de agregar agua caliente a los alimentos crudos que ya están en latas o frascos. El envasado en caliente es el proceso de cocer a fuego lento los alimentos en una cacerola durante dos a cinco minutos, según la receta, y luego transferirlos al frasco. En cualquier proceso, el agua o el líquido que se usa para llenar el frasco siempre debe calentarse de antemano. El envasado en caliente generalmente aumenta el sabor y evita que la comida se decolore con el tiempo, mientras que el envasado crudo es más adecuado para el envasado a presión, ya que la temperatura garantiza suficiente tiempo de cocción. El envasado en caliente elimina la mayor parte del aire de los alimentos antes de sellarlo, lo que lo hace ideal para el enlatado en baños calientes, sin embargo, las diferentes recetas requerirán diferentes métodos. Por ejemplo, los encurtidos se pueden envasar crudos y luego se pueden enlatar en un baño tibio debido a la alta acidez de la receta y la necesidad de mantener la verdura crujiente.

A medida que los conservas y conservas regresan a los hogares modernos, considere probar esta técnica de bricolaje. Comience con algo pequeño e intente una o dos recetas simples primero para condimentar las comidas. Recuerde que también hay muchos beneficios para la salud: los alimentos fermentados son excelentes para las bacterias intestinales saludables y las conservas mantienen los nutrientes disponibles, en lugar de ver cómo se desperdician las frutas y verduras. El enlatado casero es una forma rentable de poner alimentos frescos, sabrosos y de cosecha propia en la mesa.

Deja un comentario