Control de plagas y enfermedades de raíz de jengibre

Cultivar raíz de jengibre (zingiber officiale) es bastante fácil, siempre que la planta no sea víctima de plagas y enfermedades. Pero puede reducir la probabilidad de que esto suceda siguiendo estos sencillos consejos de jardinería.

Inspección vigilante

Idealmente, debe inspeccionar cualquier planta cuidadosamente antes de introducirla en su jardín de hierbas para verificar que esté libre de enfermedades.

Plantación cuidadosa

Si deja un espacio decente entre sus raíces de jengibre, reducirá la posibilidad de que se propaguen enfermedades entre las plantas.

Cultivar jengibre en macetas es ideal desde este punto de vista. Sin embargo, tenga cuidado de no regarlos en exceso, ya que esto puede hacer que las raíces y los rizomas (la parte que realmente comemos) se pudran, lo que podría matar a toda la planta. Verifique que el platillo en el que se encuentra la maceta no esté lleno de agua, y asegúrese de que la maceta drene de manera eficiente. La raíz de jengibre no le gusta estar anegada.

Cosecha cuidadosa

Es mejor tener algunos grupos de jengibre creciendo en diferentes lugares de su jardín. De esa manera podrá cosechar una planta sin dañar las raíces o los rizomas de otra. Las raíces dañadas pueden dejar que se pudran y enfermen.

Control de plagas

La raíz de jengibre es bastante resistente a las plagas. Sin embargo, en climas secos, las plantas pueden sucumbir a los ácaros, así que ten cuidado con estos en condiciones secas. Si sus plantas han sido atacadas, los ácaros se pueden lavar debajo de una manguera o grifo.

Deja un comentario