¿Cuáles son los diferentes tipos de balastos?

Los balastos se utilizan con lámparas de descarga de alta intensidad que emiten luz intensa, imitan la luz solar y facilitan el cultivo de plantas en interiores. Estas lámparas ahorran dinero porque son energéticamente eficientes y duran más que las bombillas normales.

El lastre explicado

Los balastos funcionan para iniciar y controlar el flujo de electricidad a través de una lámpara. Por lo tanto, hay suficiente corriente eléctrica y se emite luz sin destruir la bombilla. En otras palabras, los balastos regulan la corriente eléctrica que fluye a través de las lámparas HID para que funcionen correctamente.

Diferentes tipos de balastos

Hay varios tipos diferentes de balastos, pero los tres tipos básicos son balastos electrónicos, balastos magnéticos y digitales.

Balastos Electrónicos y Electrónicos de Alta Frecuencia

Los balastos electrónicos regulan el flujo eléctrico dentro de la bombilla a través de circuitos electrónicos. A veces denominado mecanismo de control, el balastro electrónico limita la corriente que fluye en un circuito eléctrico. Este tipo de lastre se emplea para equilibrar la resistencia negativa a las fuentes de alimentación con resistencia positiva. Como resultado, la corriente se mantiene a un nivel que evita que la bombilla se queme. Los balastos electrónicos pueden funcionar en paralelo o en modo serie. Se prefiere el modo en serie porque la falla de una sola lámpara no interrumpe el funcionamiento de todas las demás lámparas. El balastro electrónico de alta frecuencia es otro tipo que utiliza circuitos eléctricos. Utiliza frecuencias superiores a 20,000 Hz.

El tipo más simple: balastos magnéticos

Los balastos magnéticos emplean transformadores de núcleo y bobina para operar lámparas. Están destinados a controlar la corriente eléctrica y el flujo a un nivel apropiado para las bombillas. Algunos balastos magnéticos emplean un encendedor que se une con haluro metálico o lámparas de sodio. Aunque este tipo es el más simple, se caracteriza por una mayor robustez. El balasto magnético es capaz de resistir la exposición a fluctuaciones y transitorios dentro de un sistema eléctrico, junto con temperaturas extremas. Típicamente, el tipo magnético de balastos se usa con lámparas fluorescentes y de neón.

El balastro electrónico de baja frecuencia es una variación del magnético, incorporando algunos componentes electrónicos.

Resultados óptimos con balastos digitales

Los balastos digitales funcionan a frecuencias más altas y producen una mayor cantidad de luz mientras usan menos energía. El componente digital regula los niveles de temperatura para que la bombilla dure más. Con los balastos digitales, el flujo es bajo en el punto inicial y aumenta cuando la temperatura sube dentro del bulbo. La investigación ha demostrado que las lámparas de sodio de baja presión, usadas junto con el balasto digital, perdieron entre un 20 y un 25 por ciento de luminiscencia en un año. En comparación, las lámparas utilizadas con otros tipos de balastos perdieron más del doble de esta cantidad durante el mismo período.

Es importante tener en cuenta que la confiabilidad de los balastos digitales puede variar según el fabricante. Los balastos digitales efectivos se apagan automáticamente si se detecta una bombilla dañada o defectuosa o en caso de cortocircuito. De esta manera, se evitan los riesgos de seguridad.

Deja un comentario