Dale un cambio de imagen a tu chimenea que no funciona

Una chimenea doméstica es un lugar acogedor y cálido para reunirse con familiares y amigos. Si tiene una chimenea que no funciona, aún puede usarla como fuente de detalles decorativos en cualquier habitación. Aquí hay algunos pasos para ayudarlo a convertir su chimenea que no funciona en una hermosa pieza arquitectónica en su hogar.

Paso 1- Haz los preparativos

Póngase ropa vieja y gafas protectoras antes de comenzar a trabajar para protegerse de las salpicaduras de pintura. Coloque una tela vieja en la base de la chimenea para evitar que la pintura penetre en el piso.

Paso 2 – Limpia tu chimenea

Antes de comenzar a renovar su chimenea, es importante que se limpien todas las superficies interiores y exteriores. Use su escoba y recogedor para eliminar el hollín y los residuos del interior de su cámara de combustión. Si es necesario, use su aspiradora para aspirar pequeñas partículas del piso y las paredes. Llena tu balde con agua tibia. Agregue unas gotas de jabón líquido al agua. Sumerja un cepillo de fregar en el agua tibia y jabón y sacuda el exceso de líquido. Use el cepillo para limpiar el hollín del interior de la cámara de combustión. Permita suficiente tiempo para que el ladrillo y el cemento se sequen completamente.

Paso 3 – Repara cualquier grieta

Revise el interior de su chimenea en busca de grietas en el cemento o ladrillo. Use un sellador de cemento para reparar las grietas que encuentre. Lea las instrucciones en el sellador. Siga las instrucciones proporcionadas por el fabricante.

Paso 4: agregar adornos decorativos

Puede cambiar el aspecto de su antigua chimenea agregando adornos decorativos. Si no tiene un manto, considere agregar uno. Visite su ferretería local y hable con un profesional sobre sus planes para actualizar su chimenea. Asegúrese de llevar las dimensiones de su chimenea con usted. Puede unir el adorno con pegamento para hormigón o madera.

Paso 5 – Agregue pintura fresca

Elija un color que funcione bien en su habitación. Si no está seguro de cuál es la mejor opción, hable con un especialista en color en su ferretería local. Aplique una capa base de pintura de concreto y deje que se seque por completo. Asegúrese de cubrir las partes exteriores e interiores de su chimenea. Es posible que desee que se vea el grano de madera en el manto. Si es así, aplique uretano al manto en lugar de pintura. Pinte su color de elección sobre la capa base. Deje secar la pintura durante aproximadamente 24 horas. Si es necesario, aplique una segunda capa de pintura.

Paso 6 – Insertar velas

Como chimenea que no funciona, es posible que no pueda quemar troncos de madera dentro de ella. Sin embargo, puede agregar luz hermosa a su espacio insertando velas grandes en su caja de fuego. Coloque las velas en una bandeja de metal en el piso de la caja de fuego. Use varias velas de diferentes anchos y alturas para agregar más interés. Asegúrese de colocarlos dentro de la cámara de combustión lo suficientemente lejos para evitar cualquier posibilidad de iniciar un incendio accidental cuando están encendidos.

Paso 7 – Mejora tu manto

Exhiba algunos artículos decorativos en su manto. Un jarrón, algunas fotos y otras formas adornadas pueden crear una composición más atractiva. Cuelgue una obra de arte o un espejo enmarcado sobre el manto. Es posible que desee considerar mostrar su televisor de pantalla plana en el manto si se puede ver correctamente desde esa ubicación.

Deja un comentario