Detener las enfermedades y plagas del jardín

Este artículo lo ayudará a identificar, detener y controlar muchos tipos comunes de plagas y enfermedades del jardín, incluidas las manchas negras en rosas, gusanos cortadores, babosas y caracoles, marchitez por verticillum, pulgones, pudrición de la raíz, antrancnosa, ciervos, saltamontes y lunares.

Blackspot on Roses:La mancha negra, un tipo de hongo, es una de las tres principales enfermedades que afectan a las rosas. Es muy común y aparece como manchas negras en las hojas y tallos, prosperando en condiciones húmedas y lluviosas. Coloque las rosas en un lugar donde haya buena circulación de aire. Esto puede ayudar, pero no es una garantía. A medida que el hongo progresa, las hojas se vuelven amarillas y se caen. Las esporas se propagan a través del aire, el agua y las hojas muertas, y pueden sobrevivir el invierno en el suelo. Un buen método para controlar el problema es inspeccionar las rosas semanalmente, eliminando las hojas con manchas negras. No los tires al suelo; bótelos completamente. Rocíe rosas con una solución de una parte de cal a nueve partes de azufre humectable en el invierno. Retire las hojas infectadas y tírelas. Si aparece una infección de puntos negros, comience a aplicar regularmente un fungicida.

Gusanos cortadores: son orugas brillantes, grises o marrones que comen tallos de plantas por la noche. Algunos se alimentan justo debajo de la superficie, mientras que otros trepan y se alimentan de los botones florales. Las lombrices del ejército se mueven en grupos, poniendo huevos en malezas de hoja ancha o briznas de hierba. Los signos de gusanos cortadores son tallos cortados, hojas masticadas o agujeros en la fruta. No salen durante el día. Para mantenerlos alejados, espolvorea Diazinon en el suelo alrededor de las plantas.

Babosas y caracoles:Estas plagas prosperan en los rincones oscuros del jardín y les gustan las áreas húmedas y sombreadas. Los agujeros de forma irregular en su follaje son signos de babosas y caracoles probablemente están en el trabajo. Rastrille las hojas muertas y las macetas o rocas vacías. Haga una barrera de cáscaras de huevo, ramitas o cenizas alrededor de las plantas, ya que las babosas y los caracoles no pueden moverse alrededor de materiales ásperos. Coloque media naranja boca abajo en el suelo para atraerlos y luego deséchela. Espolvoree gránulos o gránulos de babosas para un control químico efectivo, pero tenga en cuenta que los gránulos de babosas pueden dañar a las aves, los escarabajos de tierra y otras criaturas. No los use si tiene niños pequeños jugando en su jardín.

Marchitamiento de Verticillium:Esto es causado por hongos que habitan en el suelo y ataca las raíces. Las hojas de las plantas infectadas se vuelven amarillas, se marchitan y mueren. El marchitamiento por Verticillium infecta alrededor de 300 tipos de plantas, incluidos tomates, rosas, dalias y fresas. Es muy común que los tomates contraigan esta enfermedad, pero cuanto más rica es la tierra, menos les afecta. No hay cura para esta enfermedad. El fertilizante, el suelo rico y el riego regular ayudan a las plantas a resistir las infecciones. Busque variedades que sean resistentes.

Pulgones:Estos son aproximadamente del tamaño de los granos de arroz, y son negros, rojos o verde claro. Aspiran el jugo del crecimiento de nuevas plantas. Puedes encontrarlos girando las hojas. Lave los pulgones con agua, usando insecticidas disponibles en la mayoría de las tiendas de jardinería (siempre asegúrese de seguir las instrucciones). Evite usar insecticidas cerca del tiempo de cosecha para vegetales o frutas; en cambio, el jabón insecticida se puede usar de forma segura hasta el día de la cosecha.

Raíz podrida:Esta es una enfermedad fúngica que vive en el suelo y se come las raíces. El follaje se verá opaco, comenzará a marchitarse y se volverá amarillo o marrón. Parecerá que la planta no está recibiendo suficiente agua, porque las raíces están destruidas o infectadas. La pudrición de la raíz ocurre más en áreas anegadas o en suelos con arcilla pesada. El mejor método es mejorar el drenaje alrededor de las plantas. Use fungicidas como último recurso.

Antrancnosa:Este es un tipo de hongo que afecta principalmente a sicomoros, olmos, fresnos, tomates, frijoles, algarrobos, cítricos, guisantes y manzanas. Las plantas húmedas pueden esparcir esporas. Causan manchas amarillas, marrones o rojizas en las hojas. Busque variedades de plantas resistentes. Rastrille las hojas caídas, pode las ramas infectadas en otoño e invierno y extraiga las plantas afectadas. Algunos tipos de este hongo se pueden controlar con fungicidas. Lea las etiquetas de cualquier producto químico.

Saltamontes:Se alimentan de pastos y muchas plantas de jardín. Por lo general, son solo una plaga de jardín menor, pero a veces las condiciones ambientales adecuadas permiten que se desarrollen grandes poblaciones. Por lo general, los pájaros, murciélagos, moscas, escarabajos y roedores los mantienen bajo control. Dé la vuelta al suelo en el otoño para exponer sus huevos a los depredadores. Durante brotes graves, proteja las plantas con una gasa. Los saltamontes pueden ser atraídos por contenedores de cebos envenenados que contienen carbaryl. Al final del verano, si todavía hay una gran cantidad de saltamontes, el polvo afecta las plantas con sabadilla. Use una máscara antipolvo para reducir la irritación de la nariz y la boca. Siempre lea las etiquetas.

Ciervo:Los jardines que están cerca de áreas boscosas corren el riesgo de que los venados entren y coman varias plantas. Los ciervos son parte de ciertos tipos de flores, así como la mayoría de las verduras, frutas, nueces, cortezas y ramitas pequeñas. No les gusta la harina de huesos o el Diazinón (o cualquier gránulo que mantenga alejados a los insectos). Espolvorea estos alrededor de las plantas al menos una vez cada tres semanas. Algunos jardineros usan cercas, pero los ciervos pueden saltar vallas. También se sugiere malla de alambre o red para pájaros. También hay repelentes en las tiendas. Asegúrese de seguir las instrucciones.

Lunares: los lunares son principalmente un problema en el césped, aunque ocasionalmente hacen túneles a través de los jardines. Las trampas que se pegan en el suelo generalmente fallan. La forma más fácil de deshacerse de ellos es masticar chicle. Enrolle un palo y póngalo en su agujero. Los lunares no pueden digerir la encía y morirán.

Haga clic aquí para comprar repelentes de plagas.

Deja un comentario