Diferencias entre cámaras digitales y películas

Antes de que las cámaras digitales se conviertan en el principal medio de fotografía, los fotógrafos aficionados y profesionales operaban en un mundo de cine. Mientras que la revolución digital en la tecnología de la cámara detectó a los fotógrafos ver instantáneamente su trabajo, descargar una computadora e imprimirlo en cuestión de minutos, trabajar con la película requirió un proceso de desarrollo algo largo y prohibió a los fotógrafos saber qué imágenes resultaron y sin embargo, las diferencias entre las cámaras digitales y la película se extienden más allá de eso, a la calidad y la alteración de la imagen.

Cámaras digitales versus películas

Aunque los factores de preferencia en las diferencias entre los dos, las fotografías digitales y las películas son análogas a los MP3 y los discos de vinilo. En el último caso, ambos almacenan música grabada, pero el proceso con el que se colocan en sus respectivos formatos difiere en términos de velocidad, calidad y tecnología. Aunque las ventas de MP3 superan en gran medida las ventas de discos de vinilo hoy en día, los LP nunca desaparecerán porque siempre habrá personas que aprecian su calentador, algunos dicen que el sonido es superior junto con el acto físico de colocarlos en un reproductor de discos. Lo mismo es cierto para imágenes digitales y películas. A pesar de que la película ha sido relegada en gran medida a una búsqueda de pasatiempos, es el amor por el proceso lo que mantiene a las personas usándola. También crea imágenes más cálidas y orgánicas que las digitales. El uso de la película probablemente nunca más será tan común como en el pasado, pero siempre habrá quienes lo prefieran a lo digital. Dicho esto, hay algunas diferencias muy prácticas entre los dos.

Conveniencia

Sin duda, la fotografía digital es más conveniente que la película. No hay carretes de película para cargar, inscribir, desenrollar y quitar. Con digital, no se puede adivinar qué fotos salieron bien. El visor instantáneo le muestra qué fotos vale la pena conservar. Aquellos que no son simplemente borran. Además de mantener la batería cargada, hay poco de qué preocuparse con las cámaras digitales. Los modelos de consumo también son más pequeños y menos voluminosos que las cámaras de película.

Desarrollo

La película requería que un fotógrafo desenrollara el rollo de película, lo retirara, desarrollara los negativos y tomara fotografías en una máquina grande o a mano en un cuarto oscuro. Los fotógrafos expertos que tenían acceso al equipo podían hacer esto en poco tiempo, pero no tan rápido como con una cámara digital. Con digital, un fotógrafo simplemente toma las fotos, conecta la cámara con la computadora, carga los archivos digitales y los modifica, los guarda o los borra. En el tiempo que se necesitaron los negativos para desarrollarse, un fotógrafo digital podría tomar, cargar, alterar, publicar o imprimir cientos de imágenes.

Calor

Quizás el área donde la película todavía es preferible es la calidez de las fotografías que crea. La fotografía digital, con su capacidad de descomponer una fotografía a un nivel casi microscópico, aunque tecnológicamente superior, le quita parte del encanto al arte. La película tiene un límite definido superado por la tecnología digital, pero las imágenes digitales nunca igualarán el calor de la película, incluso con programas de alteración diseñados para recrear sus cualidades.

La velocidad superior, la conveniencia y la capacidad de conexión en red de la fotografía digital han hecho que la película sea en gran medida una cosa del pasado. Sin embargo, dejando de lado las diferencias tecnológicas, la película todavía tiene un lugar entre los puristas de la fotografía, al igual que los registros nunca serán eliminados por completo por las descargas de música digital. Por mucho que pueda hacer la tecnología fotográfica digital, no puede sustituir la calidez y la sensación de la película.

Deja un comentario