Galpones: plástico vs. metal y madera

cobertizo es el lugar perfecto para usar herramientas grandes y pequeñas que se usan dentro de su hogar y alrededor de su patio. Ya sea que su cobertizo albergue una cortadora de césped, un aserradero o una serie de herramientas más pequeñas y de uso frecuente, sin duda es un espacio valioso que existe fuera de las paredes de su hogar.

no siempre pueden tener temperaturas extremas . Dependiendo del clima en el que vivas, esto es algo en lo que pensar. Finalmente, los cobertizos de plástico simplemente no tienen el mismo nivel de resistencia que los cobertizos de metal y madera.

Los cobertizos de metal y madera son algunos de los mejores valorados, ya que se destacan por ser estéticamente agradables y duraderos. Profundice en sus pros y contras a continuación para ayudarlo a tomar una decisión informada sobre qué tipo de cobertizo es el más adecuado para usted.

Los profesionales

y habilidades de carpintería para ensamblar . A continuación, los cobertizos de madera pueden ser un poco caros, lo que es algo a considerar.

Una pistola de clavos de concreto hace lo que su nombre dice: coloca clavos en concreto y mampostería. Hasta cierto punto, es similar a una pistola de clavos normal, pero mucho más especializada. Eso significa que es importante saber cómo manejarlo adecuadamente. No es particularmente complejo, pero es importante darse cuenta de que es una pieza de maquinaria potencialmente letal. Necesita ser tratado con gran respeto.

Paso 1 – Pistola de clavos de hormigón

Se usará una pistola de clavos de concreto para unir madera a concreto. Tiene mayor potencia que la pistola de clavos normal. Esto es necesario para penetrar el hormigón. Por esta razón, la pistola de clavos de hormigón funciona con aire comprimido.

Es vital usar clavos de concreto con una pistola de clavos de concreto. Son más pesados ​​y más fuertes que los clavos de madera y sujetarán la madera al concreto firmemente. Otros tipos de clavos simplemente no funcionan en una pistola de clavos de concreto; se romperán en la curva al llegar al concreto.

Paso 2 – Preparación

Mida todo antes de usar una pistola de clavos de concreto. Coloque la madera en posición sobre el concreto y una marca firme donde desea clavar en el concreto. Es importante tener la madera asegurada para que no se pueda mover.

Las abrazaderas son ideales para esto, si es posible. De lo contrario, use otro método para asegurarse de que la madera no se mueva cuando use la pistola de clavos de concreto. Una vez adentro, el concreto de las uñas es extremadamente difícil de quitar.

Paso 3 – Cargando

La pistola de clavos de hormigón debe cargarse con un estante de clavos de hormigón. Al apretar el gatillo solo se soltará un clavo a la vez por seguridad. Para cargar la pistola, debe abrir el pestillo del cargador y luego retirar la tapa del cargador. Inserte las uñas, asegurándose de que los puntos estén orientados hacia adelante.

Regrese la tapa y cierre el pestillo del cargador. En la mayoría de los casos, la pistola de clavos de concreto no funcionará si están abiertos. Esto agrega una capa adicional de seguridad. Póngase gafas de seguridad. Siempre debe usarlos cuando trabaje con una pistola de clavos de concreto. Pueden salvar sus ojos de pequeñas astillas voladoras de madera y concreto al usar la herramienta.

Paso 4 – Compresor

Ahora la pistola de clavos de hormigón debe estar unida al compresor de aire. La manguera se conectará a la pistola de clavos. Encienda el compresor y ajuste la presión del aire. Tiene que estar entre 70 psi y 100 psi.

Alinee la pistola de clavos de hormigón hasta el lugar donde desea unir la madera al hormigón. Apretar el gatillo. Tenga en cuenta que la pistola pateará un poco. Sosteniendo la pistola contra la madera minimizará esto y asegurará que el clavo vaya a donde pretendes. Mueve la pistola y úsala en la madera en todos los lugares que hayas marcado. Coloque la pistola a un lado y tire de la madera para probar la unión. Si no es seguro, agregue más uñas.

Deja un comentario