La reparación común de puertas corredizas de vidrio es fácil: reemplazar los rodillos

Las reparaciones de puertas corredizas de vidrio no son tan difíciles como a veces parecen. El mayor problema es la falta de información disponible sobre cómo realizar reparaciones.

La reparación más común de puertas corredizas de vidrio es reemplazar los rodillos. Los rodillos en las puertas corredizas de vidrio se desgastan por el uso y por los escombros atrapados en la pista. Para reparar los rodillos, realice los siguientes pasos.

Paso 1 – Retire la puerta

Retire la puerta de la pista. Esto varía de puerta a puerta, pero generalmente implica levantarlo y sacarlo de la pista desde la parte inferior. Algunos modelos usan tornillos en los rodillos superiores para mantener la puerta en su lugar. Deberías obtener ayuda para este paso.

Paso 2: quitar los rodillos

Retire los rodillos y llévelos a una ferretería local. Combínalos con nuevos rodillos. Sin importar cuántos necesites para la puerta, dobla el número. De esta manera, si rompe uno o necesita otro más tarde, no tendrá que volver a ir.

Paso 3 – Limpiar

Limpie la pista a fondo. Use una aspiradora para aspirar los desechos sueltos, luego rocíe WD-40 en la pista y deje que penetre. Use un pico para limpiar los desechos pegados y limpie. Cuando haya terminado, la pista debe estar impecable.

Paso 4 – Instalar rodillos

Instale los nuevos rodillos en la puerta y vuelva a colocar la puerta en el marco.

Deja un comentario