Preparación de su automóvil para viajes de verano todo terreno

Los viajes por carretera a la playa, las montañas, el desierto o las ciudades americanas populares presentan oportunidades para ver el país, ponerse al día con las mejores canciones de la radio y relacionarse con familiares o amigos. Pero también pueden ser una carga para los vehículos que no están preparados adecuadamente para tales viajes. Los problemas del automóvil debido al mantenimiento preventivo descuidado pueden agregar gastos inesperados y deducir tiempo valioso de las vacaciones, lo que a menudo lleva a una escapada a un final abrupto e indeseable.

Un viaje largo y sostenido, junto con las condiciones ambientales severas de los destinos populares de verano, puede ser una receta para el desastre si un auto no se revisa con anticipación. Las medidas preventivas simples, como cambiar el aceite, inflar adecuadamente los neumáticos y verificar el sistema de enfriamiento, pueden evitar averías innecesarias que pueden arruinar las vacaciones. Y, dado que los vehículos bien mantenidos ahorran más combustible, los controles básicos previos al viaje también pueden reducir los gastos de vacaciones.

Los diferentes tipos de climas y condiciones del camino afectan la operación de un vehículo de maneras particulares. Por lo tanto, dependiendo de si se trata de conducir a la playa, las montañas, el desierto o una ciudad importante, hay cosas específicas que los automovilistas deben hacer para acondicionar sus automóviles.

Escapada a la playa

El terreno nivelado y las temperaturas cálidas en la mayoría de las áreas costeras proporcionan un crucero suave, de bajo estrés y eficiente en combustible a la costa. Sin embargo, el aire salado del mar y las carreteras bañadas por el sol requieren que se preste especial atención al vehículo.

  • Lave y encere el vehículo con un producto protector para proteger el acabado, que puede desvanecerse y oxidarse del sol y el aire salado.
  • Del mismo modo, limpie a fondo la parte inferior de la campana y lo que se encuentra debajo. Lo más probable es que todavía quede sal y suciedad acumulada del invierno, y la sal de playa agregada puede dañar las conexiones eléctricas y las líneas de combustible y frenos.
  • Limpie el interior del automóvil con un protector UV para proteger las superficies de vinilo y plástico de los fuertes rayos del sol.
  • Verifique que las llantas tengan la presión de inflado adecuada, ya que las llantas infladas por debajo consumen más energía y asegúrese de cubrirlas con un brillo que bloquee los rayos UV.

Automovilismo de montaña

Las carreteras empinadas, estrechas y sinuosas, las grandes altitudes y las superficies sin pavimentar hacen que conducir en la montaña sea un desafío y puede hacer que un vehículo pase por rigores a los que no está acostumbrado.

  • Revise los frenos del vehículo y reemplace las pastillas desgastadas para evitar que se desvanezcan los frenos al descender pendientes pronunciadas.
  • Haga revisar el motor, la transmisión y la transmisión final de acuerdo con el manual del propietario para disminuir la tensión que la conducción en la montaña provocará. Si se requiere servicio de fluidos, considere usar fluidos sintéticos para proteger el motor bajo condiciones climáticas variables y producir una mejor economía de combustible.
  • Inspeccione las escobillas del limpiaparabrisas y reemplácelas si es necesario, ya que los climas de las montañas están sujetos a lluvias repentinas y severas.
  • Revise la batería en busca de corrosión y carga restante, ya que las altas temperaturas del motor causadas por la escalada de terrenos empinados con cargas pesadas pueden desgastar la batería.

Conducción en el desierto

Los largos recorridos por el clima cálido y seco del desierto, los caminos arenosos y el sol intenso pueden ejercer una presión extrema sobre cualquier vehículo. Evite atascarse millas de la estación de servicio más cercana. La principal causa de averías relacionadas con el motor en carretera es la falla del sistema de enfriamiento.

  • Prevenga la falla del sistema de enfriamiento haciendo que el sistema se enjuague y vuelva a llenar con refrigerante nuevo antes de dirigirse al desierto. El refrigerante usado pierde muchas de sus propiedades protectoras y puede hacer que el automóvil se sobrecaliente.
  • Inspeccione visualmente el cinturón serpentino y reemplácelo si muestra grietas significativas. Las altas temperaturas de la campana y los accionamientos largos pueden hacer que las correas débiles fallen.
  • Haga que se pruebe el rendimiento del sistema HVAC. Conducir por el desierto sin aire acondicionado o ventilación puede ser extremadamente incómodo o incluso peligroso, especialmente si tiene niños pequeños o pasajeros de edad avanzada.
  • Inspeccione el desgaste de la banda de rodadura del neumático y mantenga la presión de aire adecuada de acuerdo con el manual del propietario. El calor extremo puede dañar tanto las llantas viejas y desgastadas como las nuevas.

Excursión urbana

El tráfico pesado, los viajes cortos y la conducción de parada y salida pueden hacer que visitar una ciudad popular sea una tarea desalentadora no solo para el conductor, sino también para el vehículo.

  • Cambie el aceite del motor, utilizando aceite sintético para mayor protección contra el estrés creado por largos períodos de inactividad en el tráfico de la ciudad y viajes cortos.
  • Revise los filtros de aire del automóvil cuando cambie el aceite y reemplácelos si están obstruidos. Un filtro de aire sucio puede hacer que el automóvil funcione en ralentí o funcione bruscamente.
  • Realice un tratamiento del sistema de combustible para limpiar la válvula de admisión y los depósitos de la cámara de combustión, que pueden formarse más rápidamente en condiciones de conducción de parada y marcha. Hacerlo ayudará a eliminar el ralentí brusco, reducir las emisiones y restaurar la potencia máxima del motor y la economía de combustible.
  • Inspeccione el sistema de suspensión y reemplace los amortiguadores si están desgastados para garantizar un viaje suave a través de las calles irregulares de la ciudad.

¿No va a ninguna parte?

Para aquellos automovilistas cuyos planes de verano pueden no incluir vacaciones de manejo, prepárese para el estrés del vehículo de las actividades diarias de clima cálido, como conducir a los niños hacia y desde juegos, prácticas y actividades. Tómese el tiempo para realizar comprobaciones básicas de mantenimiento.

Incluso si no está planeando ningún viaje fuera de la ciudad, el verano es mucho más agradable cuando no tiene que preocuparse por fallas o reparaciones importantes del vehículo. Realizar controles de mantenimiento básicos en su automóvil no tiene por qué ser una experiencia costosa, lenta o desalentadora.

Cortesía de ARA Content

Deja un comentario