Proceso de apuntalamiento de la base explicado

La base de la base es un proceso de reparación que fortalece las bases que se han debilitado a través de una variedad de factores. En el proceso de apuntalamiento, el área debajo de la carga de la base es reparada o reforzada para una base más segura y estable.

El apuntalamiento viene en muchos tipos y se adapta a muchos tipos diferentes de proyectos de reparación . Para tomar la decisión correcta para su proyecto, es necesario comprender la estructura de la base, los soportes que se utilizan y los factores que hacen que la base se dañe.

Cuando es necesario apuntalar

No todos los tipos de daños en los cimientos pueden repararse mediante estrategias subyacentes. Este método de reparación solo es necesario si la base no puede soportar completamente la estructura que descansa sobre ella. El suelo semanal e inestable es uno de los factores comunes que hacen que las bases pierdan estabilidad.

A veces, el suelo que sostiene la base puede debilitarse debido a la intemperie o las excavaciones necesarias. Los cambios en la estructura también pueden hacer que la base pierda su eficiencia de soporte. Cuando encontramos algunos de estos problemas, una solución es la base de la base.

Proceso de apuntalamiento según el tipo

Hay varios tipos de métodos de soporte para elegir, aunque cada uno es el más adecuado para una situación particular. El método tradicional de apuntalamiento de hormigón en masa es un buen ejemplo. Este proceso es el más adecuado para apuntalar poco profundo e implica excavar el suelo débil debajo de los cimientos y reemplazarlo con concreto en masa, lo que proporciona más resistencia. Dado que la base de concreto ahora es más fuerte que el suelo que solía soportar los cimientos, el peso de la estructura se lleva de una manera mucho más eficiente.

Otro método implica el uso de una viga y una base. Este método no solo utiliza bases tradicionales de hormigón en masa, sino que también incorpora vigas para soportar los cimientos afectados. Su carga se transfiere a una viga de hormigón que se construye debajo de ella. La viga luego transfiere la carga a una base de concreto en masa, que se extiende uniformemente para soporte. La construcción de las vigas depende de la arquitectura de la estructura construida sobre los cimientos.

El apuntalamiento de minipilas implica transferir la carga de la estructura y los cimientos a los suelos estables que se encuentran en las profundidades subterráneas. La profundidad del suelo supera los 5 metros. Las pilas construidas están revestidas de acero y tienen un diámetro que deberían ser de 15 cm a 30 cm. Las pilas se introducen en agujeros perforados, haciéndolos descansar en un suelo estable debajo del nivel del suelo. Algunas pilas se pueden construir para alcanzar 15 metros bajo tierra.

Configuración de soporte temporal

Antes de apuntalar, los técnicos deben establecer apoyos temporales que mantendrán la base mientras el proceso de apuntalamiento está en marcha. Estos sistemas de soporte utilizan materiales como tablas de madera o vigas de acero, especifican el peso de la carga, y se retiran una vez que se ha completado el proyecto.

Deja un comentario