¿Puedo blanquear superficies de ladrillo?

Cuando esté pensando en pintar un exterior de ladrillo, considere los beneficios del blanqueado. No solo puede blanquear una superficie de ladrillo, sino que es mucho mejor que pintar. Las pinturas modernas para exteriores se adhieren al ladrillo realmente bien por un tiempo, pero se desgastan de forma rápida y sin distracciones. Pinte las cáscaras y las escamas después de solo un año. Sin embargo, la cal en una superficie de ladrillo penetra profundamente y hace que dure mucho más. Cuando la cal se desvanece, lo hace de forma más natural que la pintura. La cal se mantiene atractiva incluso después de que se haya desvanecido sustancialmente.

El blanqueo requiere un proceso diferente al de la pintura.

Paso 1 – Prepárate

La superficie de ladrillo debe lijarse. Raspe o lije cualquier pintura anterior y luego lije la superficie a blanquear hasta que esté suave. Asegúrese de cubrir cualquier otra superficie que no desee blanquear, incluido el suelo. La lechada de cal penetra profundamente y rápidamente, por lo que es casi imposible de eliminar.

Paso 2 – Limpia la superficie

Frote bien la superficie del ladrillo con agua y jabón y con un cepillo bueno y rígido. Cualquier suciedad o aceite será muy notable a través de la lechada de cal. Enjuague con agua limpia. Permita que el ladrillo se seque por completo si desea un acabado suave y consistente. Si desea un acabado más texturizado, la aplicación de cal a un ladrillo mojado puede lograr un efecto atractivo.

Paso 3 – Aplicar

La aplicación de cal requiere una técnica diferente a la pintura estándar. Use un pincel grande, pero en lugar de trazos largos y suaves, aplique la lechada de cal con trazos rápidos y ásperos. Jab las cerdas contra el ladrillo para meterlo en todos los agujeros. Solo permita que los extremos de las cerdas entren en contacto con la superficie.

Nuevamente, si se desea un acabado texturizado, varíe el grosor de la lechada de cal, pero tenga cuidado de no dejar goteos.

Deja un comentario